sábado, 10 de noviembre de 2018

ACEROLA: UNA SUPERFRUTA CARGADA DE VITAMINA C


Los frutos de la acerola (Malpighia emarginata) contienen cantidades exorbitantes de vitamina C, del orden de 1500 a 4500 mg cada 100 gramos, del orden de 50 a 100 veces más que las naranjas o los limones. Además también contienen algunos fitonutrientes como carotenoides, compuestos fenólicosflavonoides y antocianinas, con numerosas propiedades fisiológicas.

La acerola es una gran fuente de vitamina C por dos razones: tiene elevadas concentraciones y se absorbe mucho mejor gracias a los fitonutrientes que la acompañan.

La reina de la vitamina C

La vitamina C es una de las vitaminas solubles en agua más importante para nosotros. La necesitamos para fabricar el colágeno de nuestra piel, huesos y dientes; producir carnitina, una molécula que transporta las grasas hasta la mitocondria para quemarlas, sintetizar neurotransmisores a nivel cerebral, y contribuir al funcionamiento del sistema inmune.
Pero de todas las funciones de la vitamina C, la más conocida es su capacidad antioxidante, gracias a la cual podemos neutralizar la acción negativa de los radicales libres, ayudando a retrasar el envejecimiento precoz.
En relación con la acerola, su vitamina C no solo nos resulta interesante por su gran aporte y concentración, sino porque además la vitamina C proveniente de la acerola se absorbe mejor que la de origen sintético. Esta mejor absorción se debe a que diferentes componentes de la acerolaactúan en sinergia, es decir de forma potenciadora, en el proceso de absorción de la vitamina C.

Poder antioxidante y algo más

La acerola es extraordinariamente antioxidante, ya que al poder antirradicales libres de su vitamina C se suman la capacidad antioxidante de otros fitonutrientes como los compuestos fenólicos y los carotenos.
Una de las cualidades más atractivas de la vitamina C y que resulta menos conocida, es su capacidad para estimular nuestra mente. Además de proteger a las neuronas de los radicales libres, la vitamina C es necesaria para que el triptófano se transforme en serotonina, un neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestarserenidad y felicidad.
Pero los principios activos de esta fruta aun se están estudiando y todo apunta a que pueden llegar a ser muy esperanzadores para mantener y mejorar nuestra salud y bienestar, ya que ayudan a:
  • Regulan los niveles de glucosa en sangre.
  • Actúan como antimicrobianos.
  • Tienen cualidades anticarniogénicas
  • Son hepatoprotectores.

sábado, 27 de octubre de 2018

LA FITOTERAPIA BASADA EN EXTRACTOS TITULADOS DE PLANTAS


Infusiones, jarabes, comprimidos, las plantas medicinales las podemos tomar en muchas formas, pero de todas ellas, los extractos titulados, son los que mejor garantizan la cantidad de principio activo que nos aportan, ¿veamos por qué?
Si hacemos un repaso a la historia, la utilización de las plantas como tratamiento frente a las enfermedades (fitoterapia) fue el inicio de los tratamientos farmacológicos. Seguramente las infusiones fueron la primera forma de uso de las plantas medicinales. Pero con el paso de siglos y milenios el conocimiento de los principios activos presentes en ellas aumentó y resultó ser una referencia importante para la elaboración de muchos de los fármacos que se producen hoy en día.

Hoy en día el interés generalizado en nuestra sociedad por todo lo natural ha marcado una línea ascendente en el uso de las plantas con fines terapéuticos. Pero no subestimemos la fitoterapia, la evidencia científica sobre la seguridad y la eficacia de las plantas medicinales ha ido ganando terreno y refuerza la idea de que no sólo se trata de una moda. Esa ha sido una de las razones de que hoy en día tengamos extractos titulados de plantas.

Los compuestos fitoterápicos son aquellos que están constituidos por productos de origen vegetal y convenientemente preparados para la administración al usuario, entre sus formas de prescripción encontramos los extractos titulados.

Calidad, seguridad y eficacia

El uso tradicional de una planta con fines terapéuticos nos permite confirmar que realmente es efectiva, ya que de otro modo no habría superado el paso del tiempo. Pero con esto no es suficiente para demostrar la eficacia terapéutica, son necesarios ensayos clínicos para certificar tanto la eficacia como la seguridad de cualquier planta. Y estas dos premisas, eficacia y seguridad, no podrían existir si no se siguen unos protocolos de calidad.
Entre ellos está el conocer los principios activos de la planta, aquellas estructuras químicas presentes en el vegetal y que son responsables de su actividad. Son la base sobre la que se asientan los estudios farmacológicos y clínicos para determinar una relación causa-efecto clara.
En muchas ocasiones el principio activo de la planta es una sustancia concreta y definida, pero en otras ocasiones puede deberse a una acción combinada de diversas sustancias o de principios activos.

El por qué de los extractos titulados

La presencia de principios activos en las plantas puede llegar a ser muy variable ya que depende de muchos factores: la parte utilizada (hojas, flores, tallo, etc.), la variedad (hay diferencias incluso dentro de la misma familia), su estado de maduración al ser recolectada, la zona de cultivo y la climatología del momento en esa zona. A esto hay que sumar la variación que puede suponer la forma y el método de extracción de los preparados de plantas.
En definitiva, sin restarle mérito al resto de preparados de plantas, la mejor forma de garantizar un alto nivel de calidad del preparado fitoterapéutico es contar con extractos titulados, es decir, el preparado obtenido de la planta valorado y cuantificado en cuanto a sus principios activos más importantes.
Al garantizar de este modo una presencia mínima del principio activo, para el usuario se traduce de una forma práctica en que consigue reducir y ajustar la dosis efectiva sin necesidad de tomar muchas cápsulas o comprimidos al día.
Hoy en día ya no hay excusa para no beneficiarnos de las múltiples propiedades que nos ofrecen las plantas. Con un buen asesoramiento, podemos disfrutar de ellas con eficacia, seguridad y, no menos importante, de forma práctica y sencilla.

sábado, 20 de octubre de 2018

VITAMINA D, HUESOS, MÚSCULOS Y DEFENSAS EN FORMA


Fundamental para mantener los huesos fuertes y regular el metabolismo del calcio, la vitamina D (calciferol) es mucho más que un regulador mineral es una hormona esencial para regular una infinidad de funciones biológicas.
La vitamina D, una vez activada llega a los tejidos y realiza sus funciones entrando en las células y uniéndose a un receptor que se llama VDR. Este receptor se ha encontrado en muchos tejidos lo que anima a pensar que además de ayudar a regular el metabolismo del calcio y cuidar la salud óseamuscular e inmunitaria, debe ser necesaria para muchas otras funciones fisiológicas.

La vitamina D ha de ser activada en el hígado y los riñones transformándose en calcitriol, que es la forma activa y la que realizará las funciones fisiológicas en nuestro organismo.

Huesos sanos y fuertes

La vitamina D o calciferol se descubrió gracias a su función en el metabolismo del hueso, ya que cuando falta esta vitamina se produce osteomalacia y raquitismo, problemas que se manifiestan con debilidad y fragilidad en los huesos, en niños en el caso del raquitismo y en adultos en el caso de la osteomalacia.
Desde 1919 cuando se descubrió la vitamina D hasta nuestros días, se ha averiguado que lo que hace esta vitamina por nuestro tejido óseo (huesos y dientes) es:
  • Hace que en el intestino se produzcan más proteínas transportadoras de calcio y fósforo, para poder aprovechar mejor estos minerales de la dieta.
  • Estimula la formación de más células óseas.
  • Actúa sobre los riñones para que al filtrar la sangre recuperando mejor el calcio y este no se pierda con la orina.
Con estas tres acciones combinadas, se logra que los huesos estén más nutridos y por tanto más fuertes.

Además de vitamina D (calciferol), los huesos necesitan proteínas, vitamina C, vitamina K, vitamina B12, calcio, fósforo y menores cantidades de magnesio, flúor y hierro.

Defensas en forma

La vitamina D (calciferol) es uno de los nutrientes que alimentan nuestro sistema inmune a muchos niveles. Nuestra inmunidad la podemos dividir entre innata y adquirida.
La inmunidad innata es la inmunidad de barrera la que actúa directamente evitando posibles agentes infecciosos. Aquí encontramos nuestra piel y mucosas, y células inmunitarias como los macrófagos.
La inmunidad adquirida es la que aprende a reconocer patógenos y actúa sobre ellos si vuelven a invadirnos. Aquí encontramos los linfocitos B y T y los anticuerpos.
Pues bien la vitamina D ayuda a nuestra inmunidad innata al mantener la piel y las mucosas sanas y fuertes, y al ser estas nuestras primeras barreras inmunitarias se reducen las infecciones. Además se ha visto que es capaz de estimular la producción de péptidos antimicrobianos.
En cuanto a la inmunidad adquirida, desde hace siglos se ha relacionado la exposición al sol, que no deja de ser una forma de que nuestro cuerpo produzca vitamina D, con la mejoría de infecciones como la tuberculosis. De hecho hoy en día se ha podido ver que mantener unos buenos niveles de vitamina D contribuye a prevenir infecciones virales respiratorias como la gripe o los resfriados.
A todo esto hay que sumar que tomar poca vitamina D también parece estar relacionado con mayorincidencia de asma en niños.

Músculos sanos y fuertes

Como hemos visto la vitamina D ayuda a regular el calcio y resulta que este mineral es esencial para la contracción muscular. Por este motivo mantener unos buenos niveles de esta vitamina nos ayudará a tener unos músculos más activos y que funcionen mejor.
Pero además de fuerza muscular, la vitamina D intervienen en la regeneración formación de nuevas fibras musculares, contribuyendo a la formación de nuevo tejido muscular y ayudando a mantenerlo vigoroso. De hecho un déficit de vitamina D puede llegar a causar problemas relacionados con la atrofia muscular.

Cuánta vitamina D necesitamos

Las ingestas diarias recomendadas de vitamina D son de 10 µg (400 UI) para bebés hasta los 12 meses; 15 µg (600 UI) para niños y adultos entre 1 y 70 años, y a partir de esa edad la cantidad recomendada sube a 15 µg (600 UI).
Podemos encontrar esta vitamina en alimentos grasos de origen animal como la leche o los pescados grasos y en menor cantidad en alimentos como las setas. Otra forma de adquirirla a través de exponernos al sol regularmente, ya que esta vitamina podemos producirla en la piel.

sábado, 13 de octubre de 2018

SANTIVERI By ELSA PUNSET



Por qué hemos decidido unirnos


¡El bienestar emocional no se puede separar del bienestar físico!... han de ir de la mano para que podamos sentirnos bien en cuerpo y mente, ya que uno alimenta al otro. Por esa razón hemos creado Santiveri by Elsa Punset, donde se unen los profundos conocimientos en inteligencia emocional de Elsa con la larga experiencia en nutrición natural de Santiveri.
Esta pasión compartida por la vida sana nos ha inspirado para crear una gama de productos y propuestas pensadas para alimentar corazón, mente y cuerpo: nuestros Superfoods, o superalimentos elaborados con ingredientes biológicos, llenos de principios activos que nos revitalizan, equilibran, relajan y fortalecen; nuestras deliciosas tisanas eco, libres de pesticidas, y objetos bellos y prácticos como nuestra taza inspiradora, además de recetas y sugerencias para retarnos a descubrirnos y gestionarnos cada día mejor.
Además, para consolidar de forma única y divertida nuestro bienestar físico y emocional, hemos creado una baraja de cartas única y divertida, el Juego de las Emociones, para entrenar nuestra inteligencia emocional y sentirnos mejor cada día.

🌾 Sonríe, respira y ve despacio 🌾


UNA PISTA PARA LA
•ALEGRÍA•


La música afecta todo el sistema nervioso autónomo- la presión arterial, el latido del corazón y el sistema límbico, que dicta emociones y sentimientos… 

Por ello, una pista para la alegría es hacer una lista de música, una banda sonora personal que contenga canciones que te activan y te hacen sentir vivo.

UNA PISTA PARA LA 
•RELAJACIÓN•

Tócate el entrecejo. ¿Te has fijado que cuando estamos tensos, tendemos a fruncir el ceño? Nuestras expresiones faciales no solo reflejan nuestros estados de ánimo, ¡sino que pueden contribuir a crearlos!... Para relajarte, aquí tienes un gesto para relajar el entrecejo:
-pellizca tus cejas, entre índice y pulgar, durante unos 20 segundos.
-“Plancha” tu entrecejo con tus dedos índices durante otros 20 segundos.


sábado, 6 de octubre de 2018

ALIMENTOS ANTIENVEJECIMIENTO, TU SEGURO DE SALUD


El día 1 de octubre se celebró el Día Internacional de las Personas de Edad, la mejor forma es recordando algunos alimentos antienvejecimiento, alimentos que protagonizando nuestros menús nos ayudan a envejecer con mayor salud y bienestar.

Los alimentos como medicina

Hablar de los alimentos como una medicina e incluso como una ayuda antienvejecimento no es nada nuevo. Los antiguos médicos griegos y romanos, así como la medicina islámica durante la edad media e incluso los médicos sirios y palestinos tenían en cuenta una buena alimentación para cuidar la salud de sus pacientes.
Pero no solo los médicos han recurrido a los alimentos para cuidar y sanar a sus pacientes. En la cultura popular siempre se han utilizado alimentos y hierbas para combatir una infinidad de dolencias y preservar el bienestar.

Dieta mediterránea y alimentos antienvejecimiento

El término «Dieta mediterránea» fue utilizado por primera vez por los nutricionistas Ancel y Margaret Keys en la década de los 50 del pasado siglo. Estos nutricionistas mostraron cómo el seguir una dieta mediterránea ayudaba a mantener unos niveles de colesterol más adecuados y eso es un factor de protección para nuestra salud cardiovascular. Por tanto, seguir una Dieta Mediterránea nos ayuda a alargar la vida, ya que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo.
Pero ¿Por qué nos ayuda la Dieta Mediterránea? Este tipo de alimentación se caracteriza por ser rica en alimentos antienvejecimiento, como el aceite de oliva, las verduras y hortalizas, las legumbres, los cereales y las frutas. El pescado, sobre todo azul se toma con moderación. Mientras que los alimentos que pueden deteriorar nuestra salud y acortar nuestra esperanza de vida, como son los alimentos grasos de origen animal (carnes grasas y lácteos enteros) se toman en pocacantidad.

Los cereales integrales, las legumbres y los alimentos ricos en antioxidantes, como frutas y verduras, son grandes ejemplos de alimentos antienvejecimiento.


La Dieta Mediterránea sobre todo protege la salud cardiovascular y ayuda a prevenir enfermedades degenerativas e incluso reduce el riesgo de cáncer, y lo hace gracias a los principios activos que encontramos en los alimentos abundan en ella.
Las legumbres (soja, garbanzos, judías, lentejas) son ricas en ácido fólico (vitamina B9), una vitamina que cuida la salud cardiovascular. También contienen isoflavonoides unos principios activos con cualidades antioxidantescardioprotectores, que cuidan la salud de los huesos e incluso contribuyen al bienestar hormonal femenino durante la menopausia.
Hay varios estudios que relacionan el consumo de legumbres y la esperanza de vida, y apuntan que comer legumbres o alimentos preparados con ellas (tofu, leche de soja) de 5 a 6 veces por semana pueden reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular entre un 11 y un 16 %.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo por eso seguir una dieta rica en alimentos antienvejecimiento, antioxidantes y cardioprotectores es básico para ayudarnos a vivir más y con mejor salud.

Verdurashortalizas y frutas son extraordinarias fuentes de antioxidantes, que combaten el efecto de los radicales libres y el envejecimiento que estos pueden provocar. Los antioxidantes de las verduras también protegen de algunos tipos de cáncerescuidan el hígado e incluso ayudan a bajarlos niveles altos de colesterol y triglicéridos en sangre.

En la Dieta Mediterránea, las frutas y verduras deben estar presentes todos los días en nuestros menús, recomendándose como mínimo 3 raciones de verduras, una de ellas en crudo (ensaladas) y 2 raciones de frutas.
Los cereales integrales, ricos en fibraprotegen del cáncer colorrectal, además de ayudar a tener un buen tránsito intestinal. Pero además el aceite que se extrae del germen de trigo es rico en alfa, beta, gamma y delta tocoferol, unas sustancias antioxidantes, que según algunos autores también podrían ayudarnos a reducir el riesgo de sufrir cáncer.
Los antioxidantes que encontramos en los cereales integrales, polifenoles y tocoferoles, ayudan a evitar que el colesterol malo se deposite en las arterias, de modo que según algunos estudios, pasar de tomar media ración a tomar 2 raciones y media de cereales integrales ayuda a reducir el riesgo cardiovascular en un 21 %.
Los frutos secos además de buena fuente de ácidos grasos omega 3 vegetales que ayudan a reducir la inflamación y la reactividad vascular, son ricos en proteínas y en arginina, un aminoácido muy útil para cuidar el sistema cardiovascular y ayudar a que el sistema inmune funcione bien.
Uvasaceitunasaceite de oliva y otros vegetales típicos de la dieta mediterránea, también son buenos alimentos antienvejecimiento, ya que nos aportan polifenoles, unos antioxidantes vegetales que nos defienden de los radicales libres y del envejecimiento que estos causan, y protegen la salud cardiovascular.

sábado, 29 de septiembre de 2018

LAS VITAMINAS QUE ALIMENTAN TU SISTEMA INMUNE

Nuestro sistema inmune nos protege y previene que bacteriasvirushongos y otros patógenos pueden dañarnos. Pero para que esté en forma y funcione bien debemos alimentarnos bien, ya que una deficiencia en algún nutriente puede debilitarlo y facilitar la entrada de cualquier patógeno.
De los nutrientes que necesita nuestro sistema inmune para funcionar adecuadamente destacan las vitaminas, y de ellas 3 que son especialmente necesarias: vitamina Cvitamina E y vitamina A.

Vitamina C contra el resfriado

El ácido ascórbico o vitamina C es la vitamina más famosa en cuanto a defendernos de gripes y resfriados se refiere ya que parece ser que refuerza nuestras defensas tanto para prevenirinfecciones respiratorias como para ayudarnos a curarnos más rápidamente. Y es que la vitamina C, además de defendernos de los radicales libres que se forman en los procesos infecciosos, también estimula el funcionamiento de neutrófilos y macrófagos, dos tipos de células que forman parte del sistema inmune.
La vitamina C la encontramos en los vegetales, y aunque podría parecer que es una vitamina fácil de conseguir, en los países occidentales es la cuarta vitamina en el ranking de deficiencias en vitamina. Esta falta de vitamina se podría deber a varios factores combinados, como el no seguir una dietapobre en frutas y verduras crudas, estar más expuestos a contaminación o seguir un estilo de vida que nos hagan tener más necesidad de esta vitamina antioxidante: ser fumadores, hacer deporte, ser mayores, haber sufrido una infección recientemente, etc.
En estos casos lo óptimo es revisar nuestra dieta y asegurarnos de tomar al menos un plato de verdura cruda al día y una o dos piezas de fruta, y también podemos recurrir a suplementos de vitamina C natural.

La vitamina C pierde su actividad con el calor o la exposición a la luz, por eso puede ser útil recurrir a suplementos para que puedan reforzar nuestro sistema inmune.


Vitamina A refuerza nuestras barreras

Una de las vitaminas liposolubles más estudiadas, la vitamina A es esencial para reforzar nuestras mucosas, que son las primeras barreras que nos defienden de los agentes externos. Además esta vitamina también nutre nuestro sistema inmune ayudando a que se formen bien los anticuerpos que atacarán a las bacterias y mejora la función de las células que forman el sistema inmune: linfocitos T, B y NK (natural killer o linfocitos asesinos), monocitos, macrófagos y linfocitos.
La vitamina A la encontramos en alimentos grasos de origen animal como los lácteos enteros. También podemos formar internamente vitamina A a partir de los carotenos, unas sustancias pigmentadas que además son antioxidantes y que encontramos en frutas y verduras de color naranja o verde oscuro como las zanahorias, calabazas, naranjas o espinacas, y en algas como la kelp o el fucus.

Algunos estudios sugieren que los suplementos de vitaminas pueden disminuir el riesgo de infecciones y enfermedades crónicas asociadas a un pobre funcionamiento del sistema inmune.

Vitamina E antioxidante

Gran protectora de nuestras células y mucosas, la vitamina E es una vitamina liposoluble con un gran poder antioxidante que ayuda a protegernos de los radicales libres que están relacionados con la aparición del cáncer y la progresión de la aterosclerosis y las enfermedades cardiovasculares.
A nivel inmunitario, la vitamina E se ha visto que mejora el funcionamiento tanto de las células inmunitarias como de los anticuerpos, sobre todo a medida que nos hacemos más mayores.
La vitamina E la encontramos en los aceites vegetales y es especialmente rica en el aceite de germen de trigo.


sábado, 22 de septiembre de 2018

Raw Energy es una nueva gama de barritas de frutas de Bombusenergy, producidas sin tratamientos térmicos y sólo con ingredientes 100% naturales. No sólo te dan energía rápidamente, sino que te darán un aporte extra de vitaminas, minerales y fibra.
¡Además están deliciosas!
Tienes 4 opciones para elegir, todas veganas, sin azúcares añadidos, sin gluten y sin lactosa.
¡Pruébalas!