viernes, 13 de julio de 2018

CONCURSO RASCA Y GANA

¿Conoces el RascaYGanaSantiveri

Con cada compra superior a 40€ (o dos superiores a 20€) en nuestras tiendas recibirás una tarjeta con un código promocional con el que podrás llevarte un premio Santiveri totalmente gratis.
¡Más de 300 premios cada día! 

Tienes toda la información en www.rascaygana-santiveri.com


sábado, 7 de julio de 2018

INSECTICIDAS NATURALES PARA REPELER MOSQUITOS Y OTROS INSECTOS


En el mundo vegetal encontramos los mejores insecticidas naturales para ahuyentar a los fastidiosos mosquitos y evitar que otros insectos nos molesten. La razón es muy sencilla, las plantas también son atacadas por los insectos y han aprendido a fabricar sustancias para ahuyentarlos.

Aceites esenciales, la primera defensa

Los olores suelen ser la primera barrera defensiva que desarrollan las plantas para preparar sus propios insecticidas naturales. Ese es el caso de especies como la citronela (Cymbopogon nardus) que desprende un olor alimonado que ahuyenta a los insectos. Este aceite esencial es rico en citronelal y geraniol, dos tipos de terpenoides.
Muchas plantas aromáticas producen aceites esenciales que funcionan como insecticidas naturales. Este es el caso del mentol que produce la menta (Mentha spp) o el tomillo (Thymus vulgaris). Pero también hay árboles como el eucalipto (Eucalyptus globulus) o frutas como el limón, que desprenden limoneno, un monoterpeno que ahuyenta a los insectos.

Plantas como la citronela, el tomillo o el eucalipto producen aceites esenciales que actúan como repelentes o insecticidas naturales.

El verano y los mosquitos

Aunque en verano los insectos están más activos y es el momento en el que más los notamos, son los mosquitos  los que más pueden alterar nuestra tranquilidad. La razón por la que estos insectos pican más a unas personas que a otras es nuestro propio metabolismo.
El dióxido de carbono que emitimos al respirar y el ácido láctico que sale con el sudor, son atrayentes para los mosquitos. Y es la alimentación y el ejercicio físico el que hace que produzcamos más o menos. Así tenemos que sobre todo las personas grandes o altas, y las mujeres embarazadasproducen más dióxido de carbono y ácido láctico y son más atractivas para los mosquitos.
Para camuflar esos “olores” corporales debemos extremar la higiene pero también podemos aplicarnos preparados que contengan aceite esencial de citronela, los cuales además de ahuyentar a estos insectos, al mismo tiempo que protegen y cuidan nuestra piel.

Cada planta su insecto

Aunque lo habitual es que los olores que desprenden los aceites esenciales actúen de forma generalizada como repelentes de insectos, podemos encontrar algunos que son más efectivos para un tipo u otro de insecto.  Este efecto repelente lo podremos aprovechar para ahuyentar a los mosquitos pero también para evitar otros insectos.
A la hora de elegir el insecticida natural más adecuado, podemos recurrir a aceites esenciales o bien aprovechar la planta y usar en forma de infusión, maceración e incluso como planta fresca:
  • Mosquitos: citronela (aceite esencial), romero (aceite esencial), albahaca (planta fresca u hojas maceradas), salvia (planta).
  •  Moscas: citronela (aceite esencial), ajo (ajo fresco), incienso (planta), albahaca (planta fresca o hojas maceradas), salvia (planta).
  • Hormigas: anís (infusión de las semillas), clavo, ajos y cebollas.
  • Arañas: albahaca (planta fresca u hojas maceradas).
  • Pulgones: incienso (planta), manzanilla (flores maceradas 24 horas y mezcladas con jabón), caléndula (planta).
  • Escarabajos: romero (aceite esencial).
Además de estas precauciones y ayudas, vale la pena extremar la limpieza para no atraer a los insectos con restos de comida o suciedad. En estos casos limpiar la superficies con vinagre de limpieza es una ayuda extra.

sábado, 23 de junio de 2018

¿PIERNAS HINCHADAS? PUEDES PREVENIRLAS CON DIETA Y MASAJES


El calor del verano dilata nuestros vasos sanguíneos y hace que tengamos más predisposición a sufrir de piernas hinchadas e incluso pesadas. Para minimizar el problema e incluso prevenirlo, contamos con tratamientos naturales y consejos dietéticos, muy efectivos.
Las piernas hinchadas es un problema que se dispara durante el verano, sobre todo si tienes tendencia a retener líquidos, tener la presión sanguínea baja (hipotensión) o bien hay mala circulación. La razón es el calor que hace que nuestras venas se dilaten provocando que la circulación se enlentezca e incluso que parte de los fluidos de la sangre pasen a los tejidos. Es ahí donde aparece el edema, que se acentúa sobre todo en las extremidades más alejadas al corazón, es decir en las piernas y los pies.

Hasta un 80 % de las personas sienten pesadez, piernas hinchadas e incluso en algunas ocasiones dolor y calambres, que se agravan en verano debido a las altas temperaturas.

Que comer para aligerar las piernas

Tenemos opciones para mejorar e incluso prevenir la pesadez y las piernas hinchadas. Una de las ayudas más eficaces es elegir los alimentos que refuerzan nuestras venas y arterias. En nuestra dieta pro-piernas ligera no deben faltar:
Proteínas que aportan los aminoácidos con los que se construye el colágeno y las fibras que dan firmeza a los vasos sanguíneos. Las mejores proteínas son las de origen vegetal y bien combinadas (legumbres con cereales), las carnes magraspescados y huevos.
Agua, debemos tomar al menos 2 litros al día, pero esa cantidad hay que aumentarla durante las estaciones más calurosas. Paradójicamente, tomar el agua suficiente nos ayuda a no retener líquidos. Si puedes elegir, bebe agua de mineralización baja que es más diurética.

Verduras que son hidratantesdiuréticas y combaten la retención de líquidos y las piernas hinchadas y pesadas. Son especialmente aconsejables la alcachofa, los espárragos, las espinacas y los tomates.

Frutas, al igual que las verduras son diuréticas y aportan antioxidantes y vitamina C. Dentro de este grupo, destacan los frutos rojos, como los arándanos o las fresas, ricos en bioflavonoides que cuidan la salud de los capilares sanguíneos y ayudan a prevenir la fragilidad capilar.


Cereales integrales y legumbres tienen buenas cantidades fibra, insoluble en el caso de los cereales y soluble en el caso de las legumbres. La fibra mejora el tránsito intestinal y ayuda a prevenir el estreñimiento, algo que beneficia a las piernas ya que al evitar el estreñimiento mejoramos el retorno venoso y la circulación sanguínea.

Qué evitar en la mesa

En cuanto a lo que debemos evitar en la mesa, apúntate estos elementos:
La sal y los alimentos salados como salazones, conservas y queso ya que el sodio que contienen favorece la retención de líquidos y por tanto que seamos más propensos a tener las piernas hinchadas.
En su lugar podemos sazonar la comida con hierbas aromáticasespecias, mostaza, zumo de limón y vinagre, como el de manzana, que gracias a su riqueza en potasio ayuda a evitar la retención de líquidos.
Las grasas saturadas abundantes sobre todo en los alimentos de origen animal (carnes, embutidos, lácteos enteros). En su lugar podemos elegir alimentos que cuidan más de nuestro aparato circulatorio como son los pescados, proteínas vegetales como el tofu o el seitán, legumbres, cereales integrales y bebidas vegetales.

Refuerza tu circulación

Hay principios activos y nutrientes con estupendas cualidades procirculatorias, es decir que ayudan a reforzar nuestras venas y arterias, destacan los bioflavonoides que reducen la fragilidad capilar y que encontramos únicamente en las plantas.
 
Algunos de los más destacables son:
El grosellero negro y la aronia buenas fuentes de polifenoles, unos antioxidantes que protegen el interior de los vasos sanguíneos.
El rusco y la centella asiática tienen saponinas que mejoran los procesos inflamatorios y ayudan a recuperar el tono de las paredes venosas contribuyendo a evitar el edema y la hinchazón.
La vitamina C también es fundamental para producir el colágeno que da resistencia a las paredes de los vasos sanguíneos. Además de con una alimentación rica en frutas y verduras frescas, podemos tomarla en forma de suplementos, mejor si están elaborados con vitamina C de origen natural.

Un masaje anti piernas hinchadas

Además de los cuidados internos también podemos ayudar a nuestras piernas manualmente practicándonos un masaje drenante que reduzca la hinchazón y el edema. Para ello debemos masajear siempre en sentido hacia el corazón, es decir de los pies hacia arriba. El efecto será mucho mejor si el masaje lo aplicamos utilizando una crema a base de extractos vegetales de ruscus, ginkgo, castaño de indias, mirtilo y vid roja, plantas venotónicas que cuidan la circulación de las piernas.

Acticir gel tiene una formulación exclusiva a base de extractos de plantas (ruscus (Ruscus aculeatus), ginkgo (Ginkgo biloba), castaño de indias (Aesculus hippocastanum), mirtilo (Vacciniummyrtillus) y vid roja (Vitis vinifera)) de efecto tonificante, defatigante y protector de tus piernas, contribuyen a mejorar el tono de la epidermis y al mantenimiento de la microcirculación cutánea.

sábado, 16 de junio de 2018

CISTITIS, LA INFECCIÓN URINARIA MÁS FRECUENTE DEL VERANO


¿Cuántas veces te has quedado con bañador mojado después de un refrescante chapuzón en la playa o en la piscina? Seguro que muchas veces, pero ¿sabías que eso es uno de los factores de riesgo para que tenga una cistitis. Esa es la razón por la que este tipo de infección urinaria es tan frecuente en verano.

Cistitis ¿Quién la causa?

La cistitis es una de las infecciones urinarias más frecuentes y que más afecta a las mujeres. La bacteria que la provoca en la mayoría de las ocasiones es la Escherichia coli, una bacteria que encontramos formando parte de la microbiota intestinal.

1 de cada 4 mujeres padecerá cistitis en algún momento de su vida, siendo más probable en verano y en el 90% de los casos la provoca la bacteria Escherichia coli.

Pero ¿Si forma parte de la microbiota, porque causa infecciones? La razón es sencilla, las bacteriasde la microbiota resultan beneficiosas en los lugares donde están en condiciones normales, pero si acceden a otras zonas de nuestro organismo, es cuando pueden multiplicarse excesivamente y provocar una infección. Por esta razón, cuando la Escherichia coli llega desde la zona anal hasta las vías urinarias, se multiplica y puede causar infecciones.

Cómo ponerle freno

Cuando la Escherichia coli accede a nuestras vías urinarias, se engancha a las paredes a través de unas estructuras que llamamos fimbrias y que son como pelillos que se van pegando a nuestras células. Así se va formando una capa bacteriana sobre nuestros conductos urinarios, capa que se llama biofilm y que además de quedar enganchada con más fuerza es más difícil de eliminar porque se vuelve más resistente a los antibióticos.

Arándano rojo, para evitar el biofilm

El arándano rojo (Vaccinium macrocarpum) es un arbusto que produce un fruto muy rico en proantocianidinas (PACs) unas sustancias que hacen que las bacterias no puedan formar bien sus biofilms y por tanto que las infecciones no lleguen a producirse e incluso que sean más fácil de eliminar.

.

Para ayudar a prevenir y tratar las cistitis se recomienda tomar 36 mg de proantocianidinas al día.

.
Una ventaja adicional de las proantocianidinas es que llegan activas hasta la zona de la infección, donde las bacterias se están reproduciendo. Esto lo conseguimos porque después de ingerirlas pasan a la sangre y de ahí hasta las vías urinarias, a través de la propia orina.

Probióticos que equilibran tu flora

Mantener la flora intestinal en equilibrio también ayuda a mantener controlada la cistitis, sobre todo después de la menopausia. En esta etapa femenina suele haber cambios en la microbiota intestinal que hace que las infecciones urinarias se hagan más frecuentes. Algo similar pasa también durante el embarazo.

Recurrir a probióticos, sobre todo si están combinados con plantas diuréticas como la gayuba(Arctostaphylos uva-ursi) y inmunoestimulantes, como la equinácea (Echinacea purpurea) que aumenten el flujo de orina, ayuda a prevenir las cistitis.

10 consejos anticistitis

Podemos evitar las cistitis poniendo en práctica estas tácticas:
  1. Usa ropa interior poco ajustada y hecha con tejidos que dejen transpirar, sobre todo tejidosnaturales como algodón, seda o confeccionados con otros tipos de fibras naturales.
  2. Después de bañarte en el mar o en la piscina no te quedes con el bañador mojado durante mucho tiempo ya que la humedad favorece el crecimiento bacteriano.
  3. Evita los pantalones ajustados que impidan una buena transpiración y que además pueden irritar la piel y mucosa de toda la zona urogenital.
  4. Bebe al menos 2 litros de agua al día, tomando un vaso de agua cada 2 o 3 horas.
  5. No aguantes las ganas de orinar y hazlo con la frecuencia que sea necesaria, de esta forma no dejarás tiempo para que las bacterias se multipliquen.
  6. Después de usar el inodoro límpiate siempre de delante hacia atrás.
  7. Sécate bien después de la ducha.
  8. Mantén una buena higiene de toda la zona urogenital y no uses jabones que puedan irritar la zona urogenital o que sean demasiado fuertes ya que la flora de esa zona ejerce una acción protectora frente a bacterias patógenas y esos productos pueden afectarla negativamente.
  9. Mantén un tránsito intestinal regular, ya que se ha visto que tras periodos de estreñimiento y o de diarrea, la frecuencia de sufrir una infección urinaria es más elevada.
  10. Opta por la ducha en lugar de por el baño.

viernes, 8 de junio de 2018

MANCHAS SOLARES BAJO CONTROL


Tomar el sol es fuente de saludbienestar e incluso de belleza, siempre y cuando sepamos como tomarlo. Porque el sol tienen su propio manual de uso. El problema aparece cuando nos exponemos en exceso o estamos más sensibles porque tomamos algún medicamento o sustancia que nos fotosensibiliza, ahí es cuando además del temido cáncer pueden aparecer problemas de piel como sequedad, manchas solares y quemaduras.
.

Aunque nunca hayas tenido problemas con el sol y utilices un buen bronceador, no bajes la guardia. Algunos cosméticos y medicamentos pueden alterar tu piel y volverla más sensible al sol, provocando que aparezcan manchas solares, sequedad e incluso envejecimiento precoz.

.

Manchas solares

Cuanto más mayores nos hacemos, más probabilidad hay que nos aparezca lentigos o manchas solars. Pero aunque la edad influye, el tomar el sol también puede ser un detonante, sobre todo si además estamos tomando anticonceptivosantibióticos u otros medicamentos, así que lo más recomendable es que leas bien el prospecto y busque si son fotosensibilizadores.
Pero los medicamentos no son los únicos que pueden provocarnos rojeces, eccemas o machas solares. Plantas como el hipérico si se toman a altas dosis y algunos ingredientes cosméticostambién provocar estos efectos. Así que busca cosméticos que no contengan estos ingredientes, y mejor si son cosméticos de origen biológico:
  •         Aceites esenciales como el de verbenaangélicaalcaraveaapio o comino. Pueden ser ingredientes de leches limpiadoras y cremas y aceites tanto faciales como corporales.
  •         Esencias aromáticas de cítricos y sobre todo de bergamota, vainilla, cedro y sándalo. Se utilizan para elaborar colonias y perfumes.
  •         Sustancias antisépticas como los tricocarbanos, que se utilizan para fabricar algunos jabones, o el triclosan que se encuentra en algunos desodorantes, jabones y dentífricos.

Refuerza tu dermis

Mantener una piel bien hidratada y nutrida, tanto por dentro como por fuera, es una buena opción para prevenir las manchas solares y otros problemas asociados al sol.
Externamente conviene hidratar y nutrir con cosméticos lo más natural posible y a poder ser elaborados con plantas como el áloe vera. La aplicación de estas cremaslociones y serums deberá ser constante, a poder ser por la mañana y por la noche.
.

El germen de trigo y la levadura de cerveza son supernutrientes que ayudan a reforzar la vitalidad y fortaleza de la dermis.

.
Proteger la piel del sol con una crema con factor de protección solar, o bien aplicar una capa de un protector solar después de nuestra crema, también nos ayudará a reforzar y proteger la piel.
Internamente podemos hacer muchas cosas y aunque no lo tengamos en suficiente consideración, son los nutrientes de la dieta los que más vigor y fortaleza darán a nuestra piel. En este sentido procura que tu dieta sea rica en:
Ácidos grasos esenciales (pescado azul, semillas de lino y chíafrutos secossojagermen de trigo) que nutren y refuerza las membranas de las células epiteliales ayudando a mantener su hidratación.

Antioxidantes (frutasverdurascereales integrales) que ayudarán a neutralizar el efecto oxidante del sol.
Vitamina E (germen de trigo) vital para hidratar la piel y proteger las membranas de sus células tanto de la oxidación del sol como del envejecimiento precoz.
Carotenos (verduras y frutas de color naranja o verde, como por ejemplo espinacascalabazamelónzanahorias o melocotón) necesarios para producir melanina, el pigmento de la piel que la protege del sol.
Zinc (levadura de cervezagermen de trigo, semillas de sésamo y linofrutos secos) un mineral necesario para la buena regeneración de la piel.

Agua y bebidas hidratantes (infusioneszumos naturales, bebidas vegetales) imprescindibles para llevar hidratación a la dermis, pero también para facilitar la llegada de nutrientes y la eliminación de residuos, tanto a las células de la piel como del resto del organismo.

sábado, 26 de mayo de 2018

COLÁGENO, ALIMENTO PARA TU FIRMEZA, ELASTICIDAD Y ASPECTO JUVENIL


Los años no pasan igual para todo el mundo. Por eso si quieres mantener tu aspecto juvenil, e incluso quitarte algunos años de encima, una de las claves es ganar firmeza y tono muscular. El estilo de vida, la genética y por supuesto una buena alimentación, son clave para conseguirlo.
Si pensamos en músculos pensamos en fuerzaejercicio y trabajo, pero los músculos también forman estructuras que nos sostienen y dan forma. Con el paso de los años aparece la flacidez e incluso perdemos masa muscular, una señal que nos avisa de que nuestro organismo empieza a perder capacidad de regeneración.

Sarcopenia, el enemigo del músculo

Cuando nos envejecemos o estamos enfermos, desgastamos más músculo del que somos capaces de regenerar. En ese estado perdemos masa muscular y se acentúa la falta de fuerza y la flacidez. En estos casos un aporte extra de colágeno de buena calidad, es decir formado por péptidos específicos nos puede ayudar a mantener e incluso a recuperar masa muscular y controlar mejor la sarcopenia.

Una persona sedentaria puede comenzar a perder entre el 3 y el 5 % de su masa muscular a partir de los 30, llegando a perder hasta un 8 % por década entre los 40 y los 70.

Alimenta tu musculatura con colágeno

Para mantener muestra musculatura bien alimentada y de ese modo prolongar su juventud, fuerza y firmeza, algunos nutrientes son imprescindibles:
Colágeno: es la proteína que proporciona sustento y estructura a todos nuestros tejidos y su pérdida favorece la flacidez y el envejecimiento de nuestra estructura corporal. Hasta el 30 % de las proteínas del organismo son colágeno, que encontramos colágeno en las articulaciones, pero también en la piel y los músculos.

Vitamina C: es esencial para la formación de colágeno y por lo tanto para el mantenimiento de nuestros tejidos en su estado óptimo. Además la vitamina C es antioxidante por tanto ayuda a proteger al músculo de los radicales libres que se produce durante la contracción.
Vitamina D: es una vitamina que casi podríamos decir que actúa como una hormona propiciando, entre otras cosas, el funcionamiento y la regeneración del tejido muscular. Su actividad es tan importante que los músculos se atrofian si hay una deficiencia.
Magnesio: es un mineral que interviene en la transmisión nerviosa y por tanto en la contracción y en la relajación muscular.
Carbohidratos: además de dar energía al músculo favorecen la entrada de aminoácidos dentro de las células musculares y activan las vías de formación de proteínas musculares (actina y miosina).
Proteínas de buena calidad: aportan los aminoácidos esenciales con los que el músculo fabrica sus propias proteínas de contracción (actina y miosina). Es importante que estas proteínas tengan un buen aporte de amionoácidos ramificados (leucina, isoleucina y valina).

La falta de firmeza en la piel es uno de los signos más evidentes de que empezamos a envejecer y de que nuestra capacidad para construir tejido muscular se reduce.

Colágeno, no todo es igual

El colágeno es una proteína fibrosa y muy resistente, que resulta difícil de digerir. Por esa razón, si queremos suplementar nuestra dieta y tomar un extra de colágeno debemos buscar uno que esté parcialmente fraccionado (hidrolizado) formando péptidos que son más fáciles de digerir y así absorber mejor sus aminoácidos.
Otro punto clave a la hora de elegir un suplemento de colágeno para preservar articulaciones y músculos, es su composición en aminoácidos. Así podemos encontrar péptidos de colágeno que muestran ser más efectivos a la hora de promover tanto el mantenimiento como el aumento de la masa muscular, sobre todo cuando se combina con un poco de ejercicio.
Hacer algo de ejercicio y suplementar la dieta con péptidos específicos de colágeno (SCP) ayuda a mantener la masa y la firmeza muscular y a reducir la masa grasa.

Ejercicio fundamental

El ejercicio es tan básico como la nutrición para mantener la juventud de los músculos y la firmeza del cuerpo. Cuando contraemos los músculos se producen todo un conjunto de señales que propician que el tejido muscular vaya ganando fuerza y resistenciaaproveche mejor los nutrientesy la energía, active sus propias defensas antioxidantes e incluso que repare más eficientemente los daños que se puedan producir durante el ejercicio.
Para que el ejercicio sea beneficioso hay que empezar poco a poco, entrenando al cuerpo con paciencia para que el músculo vaya adaptándose al ejercicio. Este entrenamiento siempre lo tendremos que adaptar a nuestras posibilidades. Es mejor ser constantes y hacer un ejercicio moderado, que no excedernos con un ejercicio, así ganaremos firmeza, fuerza, flexibilidad e incluso resistencia, sin dañar las fibras musculares.

sábado, 12 de mayo de 2018

INTOLERANCIA ALIMENTARIA, NUTRIENTES QUE NO PODEMOS TOLERAR


¿Hay algo más saludable que un alimento? Si has contestado que sí, quizás deberías pensar que no todos los alimentos son igual de saludables ni sientan bien a todo el mundo. El trigo, la leche, los frutos secos, tienen componentes que pueden causar alergia intolerancia alimentaria.
Molestias digestivasdolores musculares e incluso síntomas más graves como anemia y depresión, pueden estar causados por una intolerancia o una alergia alimentaria. Y es que algo tan natural como un alimento, puede ser todo un tóxico para algunas personas.
Componentes naturales de los alimentos como el gluten (trigo, avena) o la lactosa (lácteos) o la caseína (lácteos) no son siempre bien tolerados por nuestro sistema digestivo. A veces nos sientan mal porque tenemos problemas para digerirlos y en otros casos nuestro cuerpo puede identificarlos y reacciona como si fuesen un alérgeno. Por supuesto, la mejor solución es evitarlos, excluyendo de nuestra dieta aquellos alimentos que los contienen y sustituyéndolos por otros con propiedades nutritivas equivalentes, para evitar carencias.

Intolerancia a la lactosa

La intolerancia, tal y como nos indica la palabra, se producen cuando nuestro organismo no tolera un nutriente concreto. Esto es lo que sucede con la lactosa, el azúcar mayoritario de la leche, y ante el cual 3 de cada 4 personas en el mundo es intolerante a la lactosa.
Las personas intolerantes a la lactosa no tienen activa la enzima lactasa, necesarias para romper y poder digerir la lactosa, de modo que al llegar al intestino, este azúcar es fermentado por la microbiota intestinal y se producen gaseshinchazón y diarrea.
La lactosa la encontramos en mayor o menor medida en todos los lácteos (leche, yogures, quesos, nata) pero también puede haber lactosa en muchos otros alimentos industriales como galletas, salsas, embutidos, fiambres, precocinados, bollería, etc. Incluso algunos fármacos también pueden contener lactosa. Por ese motivo, lo mejor es revisar las etiquetas.

Cómo sustituir la leche

El calcio y la vitamina D son los nutrientes de la leche que más nos interesa tener en cuenta si la tenemos que eliminarla de nuestra dieta. Para evitar carencias debemos enriquecer la dieta con otros alimentos que nos los aporten.
Los alimentos más ricos en calcio son aquellos que aportan buenas cantidades de calcio y además tienen igual o menor cantidad de fósforo, para favorecer la calcificación ósea. Destacan sobre todo algunas algas (wakamehizikikelp), el tofu, los higos secos, la leche de soja y las leches vegetales enriquecidas en calcio


En el caso de la vitamina D, las mejores fuentes son los aceites de pescado, pero también podemos encontrar esta vitamina en las setas, los huevos y la leche de soja.

Si sufres alguna intolerancia o alergia alimentaria y vas a comer fuera de casa asegúrate de que lo que te van a servir no te va a causar problemas informando de tu problema a la persona que te atienda.

Celiaquía y sensibilidad al gluten

El gluten es una proteína que encontramos en algunos cereales como el trigo, la avena o el centeno. Las personas con celiaquía, alrededor de 1 % de la población, son especialmente sensibles a esta proteína ya que cuando la ingieren experimentan una reacción alérgica a nivel intestinal que produce daños en la mucosa. Si ese daño se repite en el tiempo la mucosa queda deteriorada y aparecen problemas como mala absorción de nutrientesintolerancia a la lactosaproblemas óseosdolores muscularesanemia, infertilidad, problemas dermatológicos e incluso alteraciones emocionales (depresión, ansiedad).
Pero además de la celiaquía, también existe lo que se ha denominado como sensibilidad al gluten no celíaca.
 Es un problema menos intenso que la celiaquía pero hasta 7 veces más frecuente. 
Los síntomas y molestias que experimentan las personas afectadas son menores, y sobre todo son problemas de piel como la dermatitis herpetiforme, y molestias digestivas (hinchazón, diarrea, calambres).

Como cocinar si no toleras el gluten

En la sensibilidad al gluten y sobre todo en el caso de la celiaquía, se debe eliminar el gluten de la dieta y es recomendable seguir ciertas precauciones a la hora de cocinar:
  • Hay que extremar la limpieza en la cocina y evitar que restos de alimentos con gluten puedan llegar a la comida que se prepara para una persona con celiaquía o intolerancia al gluten.
  • No se debe reutilizar aceites de frituras entre alimentos con gluten y sin gluten. Tampoco se deben compartir utensilios, recipientes ni otros elementos entre alimentos con gluten y sin gluten.
  • Es recomendable separar las zonas de trabajo donde manipulemos alimentos con gluten, de las zonas en las que vayamos a preparar alimentos sin gluten.


Como sustituir los cereales con gluten

Existe una gran variedad de cereales integrales y refinados, y semillas sin gluten (arroz, maíz, mijo, lino, chía, sésamo, quínoa, trigo sarraceno) perfectos para preparar una infinidad de recetas y platos sabrosos.
Además de cereales y semillas sin gluten, las personas con intolerancia o celiaquía, pueden tomar sin problemas alimentos que naturalmente no tienen gluten como carnes, pescados, frutas, verduras, legumbres o semillas o lácteos.
En estos casos si los alimentos son procesados, hay que revisar las etiquetas para asegurarnos que entre sus ingredientes no haya gluten o derivados del trigo o de algún cereal con gluten. En este caso puedes buscar marcas que estén certificadas sin gluten, como la marca Noglut.
El pan, la pasta y las harinas con gluten, se pueden sustituir por sus equivalentes elaborados con maíz o con cereales sin gluten. En estos casos y para evitar contaminaciones debemos buscarlos con la certificación sin gluten.

Otras alergias alimentarias

Los huevosfrutos secosmariscosleche, algunos pescados y frutas, también tienen proteínas que pueden provocar alergias. En estos casos la premisa es evitarlos y revisar las etiquetas de los alimentos para asegurarnos de que no los contienen. También conviene revisar concienzudamente las etiquetas para asegurarnos de que no haya derivados de estos alimentos como caseína, alfa-lactoalbúmina, beta-lactoglobulina, ovoalmúnina, ovomucoide, tropomiosinas, etc.